12.6.17

Competición

Me paso la vida midiéndome. Con la sensación constante de que podría estar en un lugar más agradable. Leyendo un libro aún mejor. Escuchando el disco perfecto. Escribiendo como nadie lo hace. Riéndome a carcajada limpia. Con la compañía que más me llena y mejor consigue alimentarme la cabeza. Siempre todo puede ser mejor. Pero yo no me doy cuenta de lo bien que estoy hasta que no dejo de competir en cada momento con mi propia cabeza.

No hay comentarios:

Entrada destacada

Las plantas de mi tía Carmen