Ir al contenido principal

El día que Ezra Pound montó un crowdfunding para T.S. Eliot




En 1921 T.S. Eliot llevaba cuatro años trabajando en el Lloyds Bank para poder sobrevivir, cuando tuvo que dejarlo por culpa de un “desorden nervioso”, y con el lujo que le suponía tener tiempo, el hasta entonces poeta a tiempo parcial, centró toda su atención en terminar su gran obra maestra “The Waste Land” (La Tierra Baldía). 

Publicada en 1922, aquella inquietante obra se convirtió en un hito del modernismo. Ezra Pound, absolutamente impresionado con ella, declaró: “Algunos consideramos que el hecho de que Eliot tenga que trabajar en un banco supone la peor pérdida de tiempo en la literatura contemporánea”.

Por supuesto, financiar la poesía es un problema tan viejo como la poesía misma. Otros autores lo consiguieron con más facilidad al proceder de familias adineradas, como Emily Dickinson o Lord Byron, mientras que tantos otros tuvieron que sobrevivir a duras penas para poder terminar sus trabajos.



Pound, decidido a ayudar a Eliot para que consiguiera vivir de sus escritos y no de su trabajo precario en aquella institución, sabía que le iba a ser muy difícil conseguir mecenas entre la alta sociedad para tales fines. Así que ideó un método revolucionario de mecenazgo.

Ideó una campaña, le puso un nombre: Bel Esprit, y elaboró un folleto en el que pedía a los suscriptores 50$ al año. El objetivo era conseguir que Eliot contase con 1,500$ al año durante cinco años, y así poder vivir de su trabajo de escritor.

Así, Ezra Pound no solo había montado sin saberlo una campaña de marketing, sino que había descubierto el crowdfunding.

Pound la veía como algo que después rendiría dividendos a toda la humanidad, y no fue el único, puesto que la campaña fue un éxito. Logró convencer a varios amigos artistas — incluyendo el poeta William Carlos Williams, quien también tenía que subsistir gracias a un trabajo alimenticio. Incluso Ernest Hemingway ayudó a recaudar fondos para T.S. Eliot, aunque por lo visto se los terminó bebiendo.

Vía: My own private book club

Comentarios

Entradas populares de este blog

La dispersión. Hasta cuándo

Esas madres planchando ropa de cama para que su preso pueda oler a casa.

Esos críos que se saben los bares de carretera en 1000 kms como la palma de su mano.

Esos cacheos insoportables y gratuitos a ancianos. Esas cabinas sucias cuando las demás están relucientes.

Esos kilómetros insoportables e injustos que tienen que soportar madres, padres, hijos y abuelos, porque su familiar está a cientos y cientos de kilómetros de su casa.

Esas ausencias. Esos silencios. Esos presos enfermos que no reciben la asistencia médica que necesitan porque el Estado español y el sistema penitenciario se ensaña con ellos.

Este finde a ver a mi hermano a 700 km y el que viene a mi amigo a 1000km. Qué economía sostiene eso.

Qué es la dispersión. Quién la inventó. Quiénes la mantienen. Dónde quedan los DDHH.

Qué sueñan esos niños. Qué sueñan esos padres. Qué sueñan esos hermanos. Qué pesadillas tienen.

¿Cuánto duran 45 minutos?

¿Te atreves a llorar cuando le ves?

¿Ven la luna llena desde esa cárcel?

¿Cuál e…

A pelo

Siento un terrible desprecio por aquellos que se aferran a las frases hechas para rellenar espacios de silencio necesarios. El tiempo lo cura todo. No estás solo. Mañana será otro día. Ante todo mucha calma. Pues despierta y calla porque el tiempo no cura nada. Tu gente muere, las heridas duelen, la realidad te pudre y tú envejeces más mal que bien, igual que todos. Con el tiempo solo aprenderás a convivir con tus ausencias y tus miserias, pero no esperes que los días se conviertan en vendas o tiritas. O te ayudas tú, o te hundes. Agárrate fuerte mientras te follan a pelo. Porque sí. Porque estás solo. Sobre ti solo está el cielo. Despierta. Abre los ojos. Y si no tienes nada que decir, cállate.

Michelangelo’s handwritten 16th-Century grocery list