Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2015

El dibujo que hizo Jack Kerouac para la portada de En la carretera

Jack Kerouac no quedó en absoluto contento con la portada que decidió colocarle a su primer libro el editor Harcourt Brace. Así, que cuando empezó a trabajar sobre su segunda novela, En el camino, Kerouac diseñó su propia cubierta, y en ella se puede leer la nota que incluyó a su nuevo editor, Wyn de A.A.: Estimado Sr. Wyn: Aquí le presento mi idea para una portada atractiva, comercial y descriptiva del libro. La portada de "The Town and the City" era tan aburrida como el título y la foto de la solapa. La foto que me hizo Wilbur Pippin es perfecta para “En el camino” uno... y se vería como la cara de la figura de abajo.J.K.El dibujo de Jack Kerouac nunca llegó a utilizarse, pero en este enlace puedes ver decenas de diferentes portadas de "En el camino" en distintos países. A mí me ha encantado esta edición holandesa.

Vía: My own private book club y Open Culture

Madrid me escupe

Esta mañana salí de casa con la intención de ir a ver una exposición de Miquel Barceló con Nacho en la calle Alcalá. De disfrutar de una mañana libre bajo este sol de invierno que decora pero no calienta. Salí de Lavapiés, crucé la plaza de Antón Martín, cogí la calle León, me choqué contra unos pies de alguien que se encontraba tirado en el suelo, le fui a pedir disculpas pero me di cuenta de que estaba durmiendo y no quise despertarle. La gente le pasaba por encima como si fuera parte del mobiliario urbano, como si fuera un tronco tumbado cruzado en medio de la acera. Yo también seguí caminando. Giré hasta cruzar la plaza de Santa Ana, llamé a Jacobo por si le daba tiempo a tomar un café, pero no me cogió el teléfono. Llegaba con media hora de antelación a mi cita en el museo, así que decidí dar una vuelta. La Puerta del Sol me deslumbró con ese aberrante árbol navideño metálico gigante repleto de logos. Con ese edificio entero envuelto en una lona inmensa que anuncia ropa prohibit…

El día que Ezra Pound montó un crowdfunding para T.S. Eliot

En 1921 T.S. Eliot llevaba cuatro años trabajando en el Lloyds Bank para poder sobrevivir, cuando tuvo que dejarlo por culpa de un “desorden nervioso”, y con el lujo que le suponía tener tiempo, el hasta entonces poeta a tiempo parcial, centró toda su atención en terminar su gran obra maestra “The Waste Land” (La Tierra Baldía). 
Publicada en 1922, aquella inquietante obra se convirtió en un hito del modernismo. Ezra Pound, absolutamente impresionado con ella, declaró: “Algunos consideramos que el hecho de que Eliot tenga que trabajar en un banco supone la peor pérdida de tiempo en la literatura contemporánea”.

Por supuesto, financiar la poesía es un problema tan viejo como la poesía misma. Otros autores lo consiguieron con más facilidad al proceder de familias adineradas, como Emily Dickinson o Lord Byron, mientras que tantos otros tuvieron que sobrevivir a duras penas para poder terminar sus trabajos.



Pound, decidido a ayudar a Eliot para que consiguiera vivir de sus escritos y n…

Luis Buñuel makes dry martini

Un mal sueño