Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2013

Vídeo: Fascinante entrevista a Bertrand Russel, 1959

Treinta minutos con el filósofo, matemático y activista antinuclear británico Bertrand Russel, de la mano del periodista de la BBC John Freeman, en 1959. Russel tenía por aquel entonces 87 años. El formato del programa, Face to Face, resulta fascinante, casi como un interrogatorio, con esa iluminación áspera y fría. 

Entre otras cosas, en la entrevista habla sobre por qué no es creyente, por qué escribió su propio obituario, de su infancia, de cómo ha ido observando a lo largo de su vida la destrucción de la belleza del planeta, y de cómo el fumar le salvó literalmente la vida. 



vía: dangeours minds

'Hell W10', la película con la que Joe Strummer debutó como director

La foto surrealista del día: Miembros del Ku Klux Klan subidos en una noria en abril de 1928

Amanda Lear, la musa transexual de Dalí, en un anuncio de 1967

Amanda Lear aparece aquí fotografiada por David Bailey para el número de Vogue de diciembre de 1971 editado por Dalí.

Una anécdota curiosa es que en 2002 relató a la prensa un incidente vivido con Claudia Schiffer unos años antes. Un productor de Hollywood planeaba rodar una película sobre su libro Mi vida con Dalí (publicado en 1986), y la actriz elegida para encarnar su papel fue Schiffer. Ambas se citaron en un restaurante, y Claudia Schiffer le preguntó a Amanda: «Adoro tu libro, ¿quién te lo escribió?». A lo que la Lear, molesta, le respondió: «Lo hice yo, ¿y a ti quién te lo leyó?». El proyecto de la película, obviamente, no prosperó.

La foto del pasaporte de 18 grandes personajes de la historia

Albert Einstein
Muhammad Ali
Magritte
Sammy Davis

 Roy Orbison
 Marilyn Monroe

 Virginia Woolf
Walt Disney
Ella Fitzgerald
Hemingway
John Lennon
 Scott Fitzgerald
 Katherine Hepburn
James Joyce
 David Bowie

Janis Joplin
 Johnny Cash



4 poemas de Joseba Sarrionandia

EL ÁNIMO DE QUIEN HA ESTADO PRESO
(de "Viejos marinos")

El ánimo de quien ha estado preso
Retorna siempre a prisión.
En la calle se cruza con jueces, fiscales y abogados
Y los policías, aún sin reconocerlo,
Lo miran más que a cualquier otro,
Porque su paso no es sosegado, o bien
Porque su paso es en extremo sosegado.
En su corazón habita,
De por vida, un condenado.


UN LARGO TREN(de "Viejos marinos")

Siempre hay al amanecer un largo tren
Que parte de la estación.
Una mujer mira desde la ventana,
A nadie puede decir adiós.
Siempre hay un corazón dividido:
Una mitad se aleja con el tren
La otra mitad se queda en la estación.
Cae la lluvia, moja el cristal,
Moja los vagones, moja las vías.
El tren va siempre hacia el infierno.


DEFIENDAN SU NEGRA PAZ
(de "Viejos marinos")

Defiendan su descanso sembrado de blancas palomas,
Con billetes de banco y armas pesadas.
Defiendan su negra libertad de
Trabajar, hacer deporte, rezar,
Defiendan la negra casa de su padre
Para no perderse ni un folletón…

Coplas para esconder en los pantalones, poema de Joseba Sarrionandia

(de "Yo no soy rey de Noruega")

Es Venus la primera que en el cielo se ilumina
ahora se despierta el más anciano murciélago
y acaricia en silencio rojas tejas, paredes grises
el ave de los negros rincones va tejiendo la nueva noche
Aquí yacemos, imposible huir del castillo de las cenizas
la noche, gigantesca red, se abate sobre nosotros
me atrapa debajo, amarrado a la tristeza
aquí yazgo y no puedo explicar qué cosa es esto
Esto es el refugio de los temores y las hierbas oscuras
esto es la catedral de las lágrimas y los hombres vacíos
esto es un páramo sin víspera y de breve porvenir
aquí yace, vivo cadáver, lo que una vez fue un pueblo
Dicen que allá lejos nacen flores y flores a la vida
pero quien llega a la cárcel ha llegado al sepulcro
al monte del patíbulo de los murciélagos tejedores
mirad atentamente cómo nos columpiamos
Escribo estas coplas sin luz, encerrado
mientras el dolor visita las venas de mi ánimo
los carceleros buscan papeles por las celdas
toma, cógelo, escóndelo en tus pantal…

Ulises vuelve a Ítaca, poema de Joseba Sarrionandia

(de "Por los escondrijos del miedo")

Estás llegando, Ulises, a Ítaca
Y miras con ansia hacia tu casa.
¿Pero sabes acaso qué hallarás?
Yo, Eumeo, te lo diré:
Mira qué regocijo en la que fue tu casa.
¿Quién te ha dicho que te esperan?
Mira los barcos varados en la arena
Y el olor a vino y fritura en las ventanas.
Esto es lo que te espera, vuelto a casa:
La honra del hijodalgo, camisas perfumadas,
Los mismos nombres y voces cada día,
Las tiernas caricias de parientes y allegados,
Ajo, harina de cebada y vino aguado.
Y encanecido el cabello hacerte abuelo
Y morir cuando se borren las líneas de tu mano.
¿Por qué volver a Ítaca, Ulises?
Sólo buitres habitan hace tiempo esta casa,
No es más que punto de encuentro para aves perdidas.
¿Estás agotado? ¿Te place quizá el llanto de las plañideras?
Haz caso, como las aves, al camino que marcan las estrellas
Y a este viejo Eumeo que algo sabe del destino.

Las líneas de la mano, poema de Joseba Sarrionandia

(de "Por los escondrijos del miedo")

El arado de la vida trazó los surcos de nuestras palmas
Y en ellos residen todos nuestros caminos.
Ahí están las calles de las ciudades que recorreremos,
Ahí las doncellas llorosas y los bueyes bermejos,
Ahí los trenes interminables y ballenas con un arpón clavado,
Ahí las carreras de los rinocerontes al otro lado del espejo,
Ahí las telarañas desplegadas y los verdugos sin trabajo,
Ahí los viejos huesos y los barcos sin timón.
Todo se refleja en los surcos de nuestras palmas
Como la imagen del abeto solitario a la orilla del lago,
Y en la misma tumba nos enterrarán
A nosotros y nuestras líneas,
Nosotros y todos esos errores.

Cuaderno de bitácora, poema de Joseba Sarrionandia

(de "Por los escondrijos del miedo")


El viajero se aventura a través del laberinto
aunque apenas sí recuerda cuándo ni por dónde entró.
Supone que el camino ha de ser un laberinto,
pues adivina en lo nuevo reflejos del ayer.
Mas no son reflejos amables, son vástagos del miedo
pues le revelan que cae, que se derrumba hacia el centro.
¿Pero hay un centro acaso?
¿No cae hacia los bordes?
Piensa entonces que le es preciso un escondite
y a ratos se oculta por los rincones. Pero el miedo
corre a refugiarse en sus mismos escondrijos.
Piensa entonces que quizá se extravíe a la deriva
y que necesita un hilo que lo guíe en el laberinto.
¿Pero dónde amarrar el hilo?
Piensa entonces que siquiera el recuerdo podrá sostenerlo
y, cada atardecer, escribe un cuaderno de bitácora.
Éste es un cuaderno de bitácora a la deriva, el viajero
escribe como el timonel que, en un mar sin una brisa,
adivina que se acerca la tormenta del naufragio.
Escribe con desesperación:
no como el profeta, sino como el loco;
no para los …

mi vida

Últimamente tengo la sensación de estar constantemente esperando a que alguien dé la señal para que comience mi vida.

Biografía

A veces soy hombre y a veces no. O culebra. O cactus, regaliz negro, o un enorme abedul. A veces vivo sola, otras con un perro que a veces es vaca, y una familia de avestruces empeñadas en hacer fiestas sorpresa en el cajón de mi ropa interior.

Lista que se hizo Coppola para el reparto de El Padrino

Anotaciones del brainstorming de Kubrick para conseguir el nombre Dr. Stragelove

La pipa y el pasaporte de René Magritte

Fragmento del manuscrito de El Ulises de James Joyce