24.9.11

Violencia policial extrema para derribar el centro cultural Kukutza

¿Qué es Kukutza? 
La mejor forma de saberlo es viendo este vídeo, en el que no puede estar mejor explicado. 

13 años okupado
La antigua fábrica de maquinaria industrial de Rekalde cumple 13 años el pasado 5 de agosto. "Nunca pensamos que íbamos a llegar tan lejos", reconocían los miembros de Kukutza que han convertido el tercer gaztetxe del barrio -los dos anteriores fueron desalojados- en un icono cultural. Arquitectos, políticos, profesores universitarios, músicos, intelectuales y personalidades de todo el país han apoyado públicamente su supervivencia.
El edificio donde se ubica el gaztetxe estaba en desuso y fue ocupado por vecinos que desarrollaron diversas actividades culturales en su interior, hasta que el propietario decidió recuperar la parcela y construir pisos

Miércoles 21 de Septiembre. 05:30h. 
Un amplio dispositivo policial corta los principales accesos al barrio de Rekalde, en cuyo corazón se encuentra el edificio. 
(Fotografía del blog: "Laonduladora")
Antidisturbios de la Ertzaintza acceden a él con la ayuda de tanquetas, disparando pelotas de goma a diestro y siniestro. 
(Fotografía de Branka Bilbo)
Se producen varios heridos.
(Fotografía de Branka Bilbo)
Una veintena de activistas se refugian en la azotea, y consiguen permanecer allí durante alrededor de 5 horas, hasta que la Ertzaintza consigue entrar y acorralarles. 
(Fotografía del blog: "Laonduladora")
Son esposados y trasladados a la planta baja del edificio, donde permanecen “retenidos” durante varias horas. A pesar del dispositivo que impide  el acceso al barrio de Rekalde, cientos de activistas se acercan en señal de apoyo. 


(Fotografía del blog: "Laonduladora")


Las cargas policiales se suceden por distintos puntos del barrio, frente a la actitud pacífica de los manifestantes. 


(Fotografía del blog: "Laonduladora")


En una improvisada rueda de prensa en la plaza de Rekalde, algunas personas del colectivo denuncian de nuevo la inusitada velocidad con que ha procedido el Ayuntamiento,  acelerando todos los trámites para hacer posible el desalojo, contando con el apoyo de Rodolfo Ares (PSOE), a cargo de la consejería de Interior del Gobierno Vasco.
(Fotografía del blog: "Laonduladora")


De nuevo apuntan lo incomprensible del apoyo del alcalde Azkuna a la empresa propietaria CABISA, condenada en Cantabria por varias actuaciones relacionadas con operaciones de especulación inmobiliaria.


(Fotografía del blog: "Laonduladora")
Tras la rueda de prensa y la llegada de la policía al tejado, la intención de los vecinos y activistas es la de impedir el acceso a la zona de las excavadoras que, según rumores, están en camino. 

(Fotografía del blog: "Laonduladora")

Sin embargo también informan del éxito del recurso interpuesto por la asociación de vecinos de Rekalde: la jueza del jugado nº5 de Bilbao ha emitido una orden que impide el derribo hasta que se celebre el juicio. Así, el centro social Kukutza convoca a las 17:00 una manifestación con el objetivo de recabar apoyos y pedir la anulación de la orden de derribo.

Por la tarde, alrededor de 4.000 personas se manifiestan en Bilbao:



La violencia ejercida por el dispositivo policial llama la atención del Ararteko, defensor del pueblo en la Comunidad Autónoma del País Vasco, y abre un expediente. A las diversas movilizaciones de los activistas de Kukutza y vecinos del barrio de Rekalde se les une las protestas de la Federación de asociaciones de vecinos de Bilbao, así como varios partidos con representación en el Parlamento, el Ayuntamiento, y la diputación de Vizcaya, como Bildu, EA, Alternatiba, Aralar , EB (Izquierda Unida) y sindicatos como ESK, STEE-EILAS, CNT, CGT, LAB, ELA (anteriormente ligado al PNV) y CC OO.



(Fotografía del blog: "Laonduladora")

El desalojo del gaztetxe bilbaíno de Kukutza se salda con una treintena de detenidos. Una persona es trasladada con heridas leves al hospital de Basurto, mientras que varios vehículos particulares sufren daños en los altercados registrados en la calle, donde la Ertzaintza lleva a cabo varias cargas.
Viernes 23 de Septiembre
La jueza Elena Galán Rodríguez de Isla levanta la paralización cautelar de la licencia de derribo otorgada por el Consistorio bilbaíno a la empresa Cabisa, origen del violento desalojo del miércoles de Kukutza III, con lo que autoriza la demolición del edificio.
La juez desatiende así la petición de la asociación de vecinos Errekaldeberriz, cuyo abogado, José Angel Esnaola, defendió en la vistilla de ayer que la licencia de derribo es "nula e ilegal", ya que no lleva aparejada ni un proyecto para construir viviendas y tampoco se han cumplido obligaciones como la reparcelación, proyecto de descontaminación, cesión del 15% del aprovechamiento urbanístico, u obligaciones como la urbanización de aceras y la plaza aledaña.
En su auto, la jueza sostiene que "el edificio no está incluido en ningún régimen de protección" pero no entra a analizar sobre el proyecto cultural de Kukutza.
Después de que la Ertzaintza haya mantenido sitiado el barrio de Errekalde, quienes pretendían –sin lograrlo– manifestarse por las calles de Errekalde contra el derribo de Kukutza, optan por desplazarse a la zona del Ayuntamiento y el Casco Viejo, donde se vuelven a vivir cargas y momentos de tensión.
Hay al menos 26 detenidos y no se conoce balance alguno de heridos.
Demolición
Entretanto, las máquinas excavadoras continúan con las labores para derribar el edificio que alberga Kukutza. Apenas pasan diez minutos de las seis de la tarde cuando la excavadora, ayudada por operarios encapuchados, comienza a derruir la fachada de Kukutza y el cartel de la entrada es lo primero en caer. 
A las 17:00 horas comienza la represión policial a la protesta ciudadana por el comienzo del derribo del local.
La calle Estrada de Caleros está cortada con vallas y un amplio dispositivo de la Brigada Móvil de la Ertzaintza se despliega en la zona. La mayor parte de los comercios y establecimientos cierran. Las cargas policiales se suceden durante horas en las inmediaciones del centro autogestionado. Testigos presenciales denuncian que la Ertzaintza está sacando a gente de los bares y está procediendo a requisarles sus teléfonos móviles. Se producen registros. 
Las cargas policiales con porrazos y pelotazos contra todo intento de denuncia ciudadana se extienden a lo largo de la tarde por el barrio, bajo una extremada presencia y contundencia policial. 
Se viven escenas de pánico entre la población ante la violencia empleada por las dotaciones policiales. 
Hacia las 19:00 horas, aproximadamente, los accesos y salidas del barrio estaban cerrados a cal y cantos por las patrullas antidisturbios de la Ertzantza.
A las 20:00 de la tarde, las protestas ciudadanas contra el derribo de Kukutza se trasladan al centro de la cuidad, donde cientos de personas intentan de nuevo manifestarse, pero las dotaciones de la Ertzantza se emplean a fondo en evitarlo. Los manifestantes cortan calles con contenedores y levantan barricadas, mientras la policía autonómica carga con material antidisturbios.

(Fotografía de @isaachacksimov)
Los manifestantes prenden fuego a algunas barricadas. Según las agencias de prensa, algunas personas lanzan también cohetes contra los policías.


La radio pirata Irola Irratia emite en directo testimonios de manifestantes y vecinos. Muchos son aterradores, otros tristes. La gente llora ante el derribo, y la impotencia que sienten ante las cargas policiales. Gente mayor llama para decir que no han visto semejante brutalidad policial en al menos veinte años en la ciudad. Hay mucho miedo, y en ocasiones se escucha de fondo el sonido de los disparos de bolas de goma por parte de la policía. La tensión es brutal. 
Los disturbios se prolongan hasta aproximadamente las 5:00 de la mañana de hoy.

(Fotografía de @isaachacksimov)
El último incidente ha tenido lugar en la calle Bailén, donde la Ertzantza ha detenido a tres personas, elevando así el número total de detenidos a 31.
Esta es la triste imagen de Kukutza esta mañana.

(Fotografía sacada de aquí)

Epílogo
Fuentes: GaraDiagonal, El correo, Eitb, y la enorme ayuda de @anonymusedecoco

23.9.11

Comenzando de cero

Esta semana ha estado tan plagada de malas noticias... es tan obvio que este sistema no funciona... que necesitaba ver algo así para quitarme la sensación de envenenamiento que tengo metida en el cuerpo. 

6.9.11

La historia de Amelia


Hay una mujer gallega, que duerme cada noche en el parque, y por las mañanas se sienta siempre conmigo a charlar. Tiene el pelo blanco, suele llevar dos coletas, y parece una niña pequeña con ropa demasiado grande y un cuerpo demasiado viejo para su edad. Casi siempre la conversación es la misma, me pregunta si me gusta cómo tiene hoy el pelo, y después suele repetir casi todo lo que digo yo. Le da agua a mi perra y se ríe a carcajadas cuando el animal echa a correr detrás de la pelota. A veces cree ver que viene alguien a quitarle sus bolsas, entonces se levanta corriendo a esconderlas dentro de un arbusto, mientras yo busco con la mirada a un posible ladrón de bolsas que nunca está.


Amelia vive en el parque desde hace un año y medio. Duerme aquí, y cada mañana barre las hojas que caen de los árboles, lava su ropa, y la coloca sobre el boj a secar. Esta mañana me contó que estuvo trabajando de interna durante 22 años, en casa de una señora que vivía en la Moraleja, pero la mujer murió y desde entonces está en la calle. 


Una asistente social viene una vez cada tres meses para contarle cómo van los trámites de los papeles que tiene que cumplimentar, para poder cobrar la pensión en Coruña, que es donde tiene a su familia y donde dispondría de un techo bajo el que vivir. La cosa se complica porque Amelia tiene un problema de corazón, y sufre infartos debido a que tiene este órgano demasiado grande y la caja torácica demasiado pequeña. Le llevan el caso en la Fundación Jiménez Díaz, y no consigue trasladar su historial a Galicia. 



Siempre va rodeada de un grupo de tres o cuatro hombres, que la protegen por las noches, pero a ella no le gusta demasiado su compañía porque dice que sólo viven por y para el alcohol. "Lo que pasa es que sigo con ellos porque me da miedo dormir sola por las noches, pero no son buena gente, no son la mejor compañía".


Amelia me cuenta que consigue el Sintrom a través de una chica fotógrafa que viene por las mañanas a pasear a su perro, ya que a ella no le dan la receta, y no me queda muy clara la razón. Así que, cuando se le acaba la medicina, va al estudio de esta chica, y ella se la consigue. 


Mientras tanto divaga sobre el tipo de trabajos que podría desempeñar (cuidar niños, pasear ancianos...) hasta que cumpla los 65, ya que sólo le quedan 4 años, y se pueda jubilar. 

5.9.11

Otra de denuncia social

Todas las mañanas, desde hace años, paseo a mi perra por la Plaza de Oriente y alrededores. Y todas las mañanas, desde hace mucho tiempo, coincido con una mujer que duerme allí, y a esas horas siempre está sentada en un banco con un perro blanco. Hace poco empezamos a saludarnos, y de un sencillo "buenos días", pasamos a diálogos más largos en los que en seguida me di cuenta de que es una persona educada, y no me refiero a los modales precisamente. Siempre me había fijado en que no bebe, como otros que también duermen por la zona, y por las tardes se sienta en el césped a leer novelas históricas. El caso es que el otro día, al ver a mi perra cojeando, me preguntó qué tenía: 
- Una herida en una uña y se le ha infectado
- Anda, pues yo soy veterinaria, si quieres le echo un vistazo.
Mientras la mujer examina la pata de mi perra y me comenta que parece ser un hongo, me pregunto qué hace una veterinaria viviendo en la calle. Desgraciadamente, cada vez me sorprenden menos estas cosas, porque si lo hicieran sería poco observadora y bastante tonta. El caso es que a los pocos días me contó su historia. 
Resulta que vive en la calle porque le puso a su marido una denuncia por malos tratos, y cuando llegó a una casa de acogida, le dijeron que con el perro no había sitio para ella. "Mi perro es mi familia", me decía ella, "así que como comprenderás, no voy a deshacerme de lo único que tengo a cambio de un techo". Por lo visto, a los pocos meses de vivir en la calle, la comunidad le consiguió una pensión en la que pudo vivir con el animal durante un tiempo, hasta que le dijeron que ya no tenían presupuesto. Y vuelta a la calle. A veces la veo reunirse con el abogado que está llevando su caso en ese mismo banco, mientras el perro no para de jugar a su alrededor mordiéndole el traje. 

3.9.11

@AsambleaAustrias

Llego a la asamblea tarde, como siempre. Chispea de vez de en cuando y no hay mucha gente. Se habla sobre la posibilidad de apoyar o no la manifestación convocada por los sindicatos CCOO y UGT el próximo 6 de septiembre. Algunos comentan que es un poco tarde para manifestarse, ya que la reforma de la constitución ha sido aprobada. Casi todo el mundo parece dispuesto a acudir, pero un compañero plantea el hecho de sumarnos a una convocatoria de unos sindicatos que lo único que buscan es justificarse después de no haber hecho nada. Creo que tiene razón, pero también creo que es importante hacer acto de presencia y protestar por este reformazo a espaldas de la opinión del pueblo. También se habla del tema de las banderas. En la última manifestación se vieron muchas, y el 15M no tiene bandera, pero se habla de cómo podemos identificarnos. Se habla de la posibilidad de hacer una pancarta de la asamblea y se proponen ideas. 

Después se debate sobre el nombre de la asamblea, ya que una compañera dice que desde el principio, el concepto de "asamblea popular" unido al de "Austrias" le parece un oximoron. Le suena igual que "inteligencia militar" y se producen risas. Se hacen propuestas, como pasar a llamarla Asamblea de la Plaza de los Carros, que es donde nos reunimos, o Asamblea La Latina. Pero como ya se nos conoce como Asamblea Austrias, pues cambiar el blog, twitter, y toda la identidad, puede ser un lío. 


El siguiente punto es dónde nos vamos a asamblear cuando llegue el invierno. Un compañero propone que hagamos una colecta, nos juntemos con más asambleas, y así con poco dinero pero mucha gente, alquilemos un local. Otro interviene diciendo que le parece importante el tema de la visibilidad, que mucha gente nos ve y se apunta, y que el barrio ya sabe que estamos aquí todos los sábados, que es importante hacernos ver. La mayoría parece estar de acuerdo. Se propone traer lonas, pensar en instalar algún tipo de carpa que no lleve más de diez minutos colocar, y seguir reuniéndonos en el mismo sitio. 

Un compañero hace dibujos de la gente entre intervenciones y charlas. El ambiente es muy agradable. Se plantea crear una radio y se convoca una reunión para los que quieran participar este próximo lunes a las 21h en la misma plaza. 

Se siguen planteando distintos temas que están dentro del acta, pero mi perra empieza a ponerse nerviosa y voy cambiando de lugar. Me distraigo. Como además me parece bien casi todo lo que escucho, no me parece que sea necesario intervenir, y prefiero mantenerme un poco apartada escuchando, mientras suelto a la perra para que juegue con otros que andan sueltos por la plaza, y como siempre, termina metida dentro de la fuente. 

Se critica mucho el tema de los consensos en la Asamblea Popular de Madrid, ya se recuerda la última en Sol, en la que después de más de tres horas para decidir un sólo punto, siempre había tres que mostraban desacuerdo, paralizando así la toma de cualquier decisión. 

Les dejo con el siguiente punto, que ya no recuerdo cuál es pero mañana lo miro en la web, y me vuelvo a casa. 

Diario de ayer

Llueve. Pero no lo suficiente como para mojar nada. Sí lo suficiente como para que huela a otoño. Por fin. Ayer por la mañana estuve siguiendo las protestas del #15M por los alrededores del congreso a través de Twitter. Comenzaron sobre las 7 de la mañana. Ellos/nosotros por un lado, y el resto del mundo convertido en enemigo silenciador, censurador y opresor. Ante el ordenador, siento rabia. Tristeza. Pero, sobre todo, mucha decepción. A media mañana el Sr. Bono, disfrazado de Pedro J, con una corbata, peinado y traje de otra época, de otro planeta, de ese tan hortera y tan lejano al nuestro, confirma: "Se ha aprobado la reforma de la constitución". La única luz es la actuación de Gaspar Llamazares y su...  

“Me fui en espíritu y dejé mi cuerpo para vetar las transacciones”
El resto del día, una mezcla de represión en las calles, violencia policial, nervios... y para colmo, recibo la llamada de un amigo para el que iba a hacer un trabajo, lamentándose porque no me puede pagar. Mañana cumplo un año y dos meses en el paro. Y desde entonces trato, no siempre con éxito, de no mirar hacia dentro. De no pensar.  


(Foto de @cebotwit)


Sobre las 19,30, me visto de luto, cojo a la perra, me la llevo hacia Neptuno para sumarme a la protesta, pero el ambiente no es precisamente tranquilo, con lo que me vuelvo a casa a dejar al pobre animal. Leo en Twitter que la policía comienza a cargar, que hay un detenido. Veo fotos del padre tratando de discutir con unos maderos enfundados en un casco que les protege una cabeza absolutamente vacía, incapaces de razonar. Al ver los gestos de impotencia del hombre, me dan ganas de echarme a llorar. 


Pienso en el futuro. Cierro los balcones de mi casa. Apago el ordenador. Me meto en la cama a leer un libro, pero no consigo avanzar. 

Entrada destacada

Las plantas de mi tía Carmen