27.4.10

sushi mental

Siempre pensé que lo suyo era tener el cerebro de un luchador de sumo y el cuerpo de una gueisha. Y cuanto más trabajo, más me convenzo de lo contrario. Mejor el cuerpo fuerte como un luchador de sumo, y la cabeza tranquila y sumisa. Y a poder ser, rubia.

Aviso

Que te esté clavando la mirada no me convierte en responsable de tu dolor de cabeza.

Contracciones

Siempre he sentido que voy contracorriente. Es algo que me ha ocurrido toda la vida. Hasta hoy. Que ha llegado el fin del mundo y yo estoy con contracciones.

Entrada destacada

Las plantas de mi tía Carmen