23.3.10

España directo.


DESDE PLATÓ: Damos paso ahora a nuestro compañero, que está en el lugar de los hechos. ¡En directo! ¡Nacho! ¿me oyes?
NACHO : (A CÁMARA) Nos hemos trasladado a este garaje de la calle Cercedilla número 7, para hablar con los implicados:
(PANEO DEL GARAJE)
NACHO: Buenas, qué tal, cómo empezó todo esto...
NICANOR: Pues mire, cuidado con el cable...Todo ha surgido esta mañana así de repente. Resulta que al encender el coche para llevar a los chavales al colegio, el automóvil no responde. Así que, me he puesto en contacto con mi vecino Alfredo, que es éste... Alfredo, saluda...
(Alfredo sonríe desconcertado y levanta un brazo a modo de saludo)
NICANOR: El caso es que le he dicho: ¡Afreddoooooo! ¡debe ser la bateríaaaaa! ¡no tendrás unas pinzaaaaas!
NACHO: Sea breve, que estamos en directo.
NICANOR: Pues que al conectar las pinzas a la batería del coche, se ha producido una explosión que nos ha dejado ciegos... y al abrir de nuevo los ojos, una vez que el humo se ha dispersado, tanto Alfredo como yo, hemos sentido que teníamos que tomar una decisión.
NACHO: Una decisión respecto a qué...
NICANOR: Coño, ¡pues respecto a todo!
ALFREDO: (tímido, pero envalentonado) ¡Bueno! ¡Qué claridad! No sé si me entiende...
NACHO: Pues... no mucho. ¿Qué es lo que tienen tan claro?
DESDE PLATÓ: ¡Joaquín! Digo... ¡Nacho! Pregúntales qué es ese polvillo blanco que lo envuelve todo. Que tienen polvo hasta en las cejas...
NACHO: Me dice mi compañera que qué es todo este polvo blanco...
NICANOR: Supongo que el desgaste... ¡No toque eso! Páseme ese enchufe.
ALFREDO: Es que decidir las cosas produce mucho desgaste.
NACHO: Y entonces, tras la explosión, ¿qué es lo que notan ahora...?
NICANOR: Pues ya le digo que no sé, es una sensación... de tener las cosas claras. ¿Verdad Alfredo? Yo ahora, para que usted me entienda, he tomado ya mis propias decisiones.
ALFREDO: Y yo, claro. Ahora ya, después de ésto... todo ha cambiado. Perdone, pero no toque esa madera, que está colocada ahí para algo, y si la empuja se desvía y no vale de nada.
NACHO: Ah, lo siento. ¿Y qué decisiones han tomado?
NICANOR: Hombre... ese es un tema un poco personal. Entiéndame... mi vida.. mis cosas... mi familia...
NACHO: Ya, pero entienda que son la noticia del día, y yo no quiero entrometerme, pero a la vez, necesito saber, para informar a los telespectadores.
NICANOR: Emmm...Yo no he llamado a nadie, vamos, a Alfredo, pero que le quiero decir, que es que yo estoy en mi garage.
NACHO: Ya... pero que a mí me han dicho en la redacción que es que ustedes han conseguido aquí, en este garage, la respuesta, la seguridad, para tener decisión en las cosas.
NICANOR: (A ALFREDO, POR LO BAJINI) Bueno, eso no es un gran descubrimiento, eso lo deciden, desde la luna, hasta las cosechas.
DESDE PLATÓ: ¡Nacho! ¡Es increíble esto que estamos viendo!, ¿no? ¡Qué barbaridad! ¡Qué fuerza! ¡Qué personajes! ¡Y todo a partir de una simple y sencilla explosión!... ¡Nacho! ¿Tú crees que me puedes pasar con Nicanor?
NICANOR: ¡A las buenas tardes!
PLATÓ: ¡Nicanor!, ¡Encantada de saludarle! ¡No sé si me puede ver, no sé si me conoce!
NICANOR: ¡Pues no! (MIRANDO A NACHO) ¿De dónde viene esa voz?
NACHO: Del pinganillo que le acabo de poner en la oreja
NICANOR: Pues le diré una cosa, o dos: El pinganillo no funciona, salga de mi garage, que a partir de ahora yo decido sobre mis propias cosas.

26 Febrero 2009

15.3.10

Quién quiere conocerse

Una mujer lee todas las mañanas el blog de un hombre al que no conoce. Se engancha a su rutina. Le alegra la mañana. Nunca comenta, pero le cae bien ese hombre. Al cabo de un tiempo, se abre un perfil en facebook, y a los pocos días, el hombre la añade entre sus contactos. Ella acepta y en su foto descubre que es un amigo del que no sabía desde hace tiempo. Entonces recuerda que dejaron de verse porque ella se cansó. Se aburrió de escuchar constantemente sus problemas en la oficina, con la comunidad de vecinos... dejó de interesarle lo que le pudiera ocurrir a ese hombre.

24 Febrero 2009

Yo también quiero

Esta mañana, mientras paseaba con mi perra tranquilamente, aprovechando el solecito de la mañana, dos hombres mayores caminaban delante de mí, y uno le decía al otro: "El caso es que, no me había dado cuenta, pero tantos meses con el catéter... Ahora siento como que nadie me cuida. Nadie me vigila".

18 Febrero 2009

Oferta de empleo

Se busca persona culpable para todo lo que me pasa últimamente.
Se requiere: persona competente, responsable, buena presencia, don de gentes, coche y familia propios, la nacionalidad no importa. 25 años de experiencia, ya sea como víctima o como culpable, o como familiar de los afectados.
Imprescindible: paciencia a la hora de aguantar mis quejas, y de hacer por mí la cola del INEM.
Se ofrece: contrato de prácticas, con enormes posibilidades.

18 Febrero 2009

la novela del siglo

He decidido escribir la gran novela del siglo 21. Será el libro de referencia durante décadas y lo leerán con emoción las siguientes generaciones. Será tan bueno que todo aquel que lo empiece, no querrá que nunca se termine, y después se entristecerá al pensar que ya no podrá volver a leerlo jamás por primera vez. Con el paso de los años, aparecerán ediciones especiales con el lomo cada vez más duro, las letras más brillantes, e ilustraciones de los artistas del momento. A lo mejor también, hasta saco un disco. Con mogollón de temas todos buenísimos. O no, mejor no. Mejor sólo el libro.

16 Febrero 2009

El gran salto

Iba caminando entre las mesas de la oficina a una velocidad superior a la habitual, cuando, de pronto, alguien se ha levantado por sorpresa, ha echado el respaldo hacia atrás con brusquedad, y me he visto obligada a dar un salto trasversal tan elevado, que he terminado colgando de la rejilla del conducto del aire acondicionado. Ahora, que lo veo todo desde arriba, con una amplitud de miras inquietante, me dedico a lanzar el pie izquierdo hasta la máquina expendedora de vasitos de agua, tratando de recuperar algo de equilibrio, y estabilizarme lo suficiente como para poder volver al suelo, y no ver más allá de lo que debo.

11 Febrero 2009

Pregunta.

Si escribo algo muy, muy largo y lo subo a google documents, ¿se verá en google maps?

9 Febrero 2009

Mi bigote

Por culpa de un desbarajuste hormonal, nací con un bigote tan robusto y poblado que no hay maquinilla capaz de afeitar. Sólo desaparece cuando está en contacto directo con la luz solar. Entonces se convierte en un huerto frondoso, a cargo de una anciana que camina dificultosamente, limpiándolo de hojas secas, ayudada por un bastón. El tema es un poco delicado. El bastón me hace cosquillas, la luz solar me obliga a estornudar, así que corro hacia la sombra, para que vuelva a aparcer el bogote y la vieja se enrede, no vaya ser que caiga y se pierda, y se me llene el huerto de maleza y verduras sin recolectar.

4 Febrero 2009

La garganta

A veces paso épocas en las que parece que no me ocurre nada. Y en cuanto no me ocurre nada, me empieza a doler la garganta. 

5 Septiembre 2008

Tiempo y espacio

Anoche mi hermano me leyó esta cita:
"El tiempo sirve para que no ocurra todo al mismo tiempo...
Y el espacio, para que no me ocurra todo a mí".
13 Marzo 2008

Espacio y viento

Esta manaña me desperté en una ciudad soleada y cálida. Saqué a pasear al perro y comenzó a levantarse un poco de aire. Después me metí en el metro, en ese extraño microclima tropical, con olor a hospital, autobús de línea y pelos. Al salir, el aire se había convertido en viento. Viento enfadado y violento, que te golpea y te corta la cara con los mechones de tu propio pelo porque te quiere castigar, pero no tiene manos. Te colocas de espaldas a él, y encontes el abrigo te abraza entera y te empuja con todas sus fuerzas hacia la carretera. Y como no hay tráfico, ni gente, como no pasa ningún coche, es inútil mantener la bronca. Entonces el viento se calma, el abrigo te suelta, y entras a trabajar a otro clima, sin viento, sin aire, pero con un jefe que huele a todo menos a haber entrado jamás en su vida en el metro.

4 Marzo 2008

Mi primer día de trabajo

Hoy he empezado mi nuevo trabajo. Y estoy muy contenta. Y muy cansada. Y muy contenta de estar muy cansada. Y me muero de ganas de quedarme dormida pero no puedo porque estoy muy contenta. Y muy nerviosa. Porque me gusta mi nuevo trabajo. Y aunque sea nuevo, como es lo que yo normalmente hago, pues lo tenía clarísimo al llegar por la mañana. Y luego no tanto a la hora de comer. Y después, ignorancia absoluta. Hasta que al cabo de un rato me he vuelto a aclarar, y entonces ha llegado la hora de salir. Pero como tenía que empezar a hacerlo todo porque me había aclarado ya las ideas, me he quedado un rato más. Y cuando me he dado cuenta de que ya era muy tarde, he decidido irme y no hacerlo todo el primer día, no vaya a ser que mañana no tenga nada que hacer y me deprima.

25 Febrero 2008

Quiero trabajo pronto


Ayer hice una entrevista en una productora, y al salir, me di una vuelta con mi hermano. Al pasar por delante de una santería, me animó a entrar y buscar algo que me ayude a encontrar trabajo, y vi una serie de jabones, para diferentes cosas, como encontrar hombre, encontrar mujer, y yo opté por el tema laboral, que es el que me tiene preocupada. Así que cogí el jabón correspondiente, y le pregunté a la encargada:
- Hola, ¿me tengo que lavar el cuerpo entero con él o sólo la cara?
- El cuerpo entero
Y como el asunto me dio un poco de cosa, porque una tiene la piel de lo más sensible, opté por unos conos aromáticos:

Además, por detrás vienen las instrucciones bien claritas:

Después, entre sacar a la perra y todo eso, llegué a casa tan cansada que se me olvidó encender un cono, y claro, esta mañana me han llamado para decirme que no, que no cuentan conmigo. Así que esta noche, sin falta, estaré en mi habitación oliendo a incienso y rezando.

19 Febrero 2008

Baldo con la gente


Cuando yo empecé a escribir en este blog, tenía un perro que se llamaba Baldo. Aunque siempre he tenido perro, Baldo fue el primero con el que yo compartí mi vida entera. Era la primera vez que vivía sola yo con mi perro.
Baldo lo era todo para mí, dentro de lo que una persona puede entregarse a un perro. Porque todos los que tenemos perro sabemos que, por mucho que tú te entregues a ellos, los perros ganan siempre en ese terreno.
El caso es que Baldo era mi perro.
No sólo protagonizó muchos de los relatos que hay aquí dentro, sino que era la estrella invitada de cada minuto de mi tiempo.
Un día, así de repente, me bajé a la calle con él, y empecé a hacer fotos de la gente con mi perro. Fotos de la gente del barrio, de desconocidos, de amigos míos.
El caso es que he subido todas esas fotos a un blog, porque soy tan desordenada que las estaba perdiendo. Aún me quedan muchas por subir, pero este es el blog, el blog de Baldo. El blog de mi perro.
www.baldomontero.blogspot.com

13 Febrero 2008

en paro

Últimamente me dan ataques de ansiedad. O yo los llamo así, porque no sé lo que son. Pero el caso es que, de pronto, un paseo con mi perra por un parque precioso, rodeado de hierba y árboles gigantes, en una mañana de sol, me produce vértigo. Y antes de que mi cabeza me mire y pregunte: ¿vértigo?, el resto del cuerpo ha decidido que no, que en realidad son mareos. Y además, ahora que me doy cuenta, no veo bien. Pestañeo para ver si es que se me ha movido una lentilla, pero no, realmente no veo bien. Si miro a lo lejos no consigo enfocar, así que no, no veo nada. O... bueno, sí veo, un poco sí. Veo bien. Pero no de lejos. Así que estoy mareada, siento vértigo y ahora no veo bien. Entonces dejo de caminar. Me paro y escucho el ritmo del corazón, por si me va a dar un infarto. Pero no, no va rápido. ¿O sí? Dios mío, no veo bien. Y ahora me duele el brazo izquierdo. ¿O el de los infartos es el derecho? En fin, no me lo sé. Y antes de que me de cuenta, me he sentado en un banco a fumarme un cigarro y a pensar nada más que en que me muero de hambre.

12 Febrero 2008

El Ciervo



Todas las ventanas de mi casa dan a la misma calle. En la acera de enfrente hay una peletería y, desde hace varios días han colocado en el escaparate la cabeza de un ciervo con una cornamenta enorme. El caso es que el animal está colocado sobre el suelo, y sus ojos miran hacia arriba, hacia mi casa. Su mirada es amenazante. Normal, alguien le ha matado para convertirlo en un inútil y desagradable objeto decorativo. El caso es que desde que lo descubrí observándome constantemente, tengo pesadillas por las noches. Monstruosos bichos que nunca llego a ver bien del todo, vienen a mi casa a atarcarme, a vengar al ciervo, y me propinan palizas, me muerden, me arañan, me arrancan el pelo y la piel y me abandonan en un descampado semi-inconsciente.
Así que hoy he decidido bajar a hablar con el dueño de la peletería y contarle lo que me ocurre. Pedirle que quite el ciervo, o que por lo menos lo cambie de sitio. Que no me cruce con su aterradora mirada cada vez que me asomo a una ventana, y a lo mejor así se terminan mis pesadillas.
Es la primera vez en mi vida que entro en esta tienda, ya que no soporto la idea de llevar encima la piel de un animal muerto, pero al dueño sí le conozco porque suele estar fumando en la puerta del local, y nos saludamos. Al entrar descubro que no es una peletería sino una tienda de curtidos. Pieles de todo tipo cubren las paredes, los suelos, y las estanterías que cubren casi todas las paredes. Las que quedan libres tienen cabezas de animales colgando, o colas, o cuernos. El olor a cuero es sofocante, y hace muchísimo calor dentro. En el suelo, a modo de alfombra, hay pieles de vaca, de cebra, y trozos sueltos pequeños de lo que antes debió ser un conejo.
El dueño de la tienda tiene un bigote muy poblado, tan denso que también parece un trozo de piel de algún animal muerto. Me saluda cortesmente y le expongo mi problema.
De cerca, observo que el animal tiene un cuello larguísimo y delgado, que le da un aspecto mucho más inofesivo, y lo que desde mi casa parece una mirada amenazante, aquí, en la cercanía, es más bien un aullido de dolor, de incomprensión, de enorme tristeza.
El hombre me promete que en cuanto pueda quitará al ciervo, que lo moverá de sitio, y me despido dándole las gracias.
Esa noche vuelvo a tener pesadillas, pero mucho peores. Me levanto y al mirar por la ventana descubro que el ciervo está ahora clavado en la pared de un lado del escaparate y lo veo de perfil. Ya no me mira, ya no se le ven los ojos desde mi casa, así que me vuelvo a dormir. Pero mi sueño esta vez tampoco es tranquilo.
A la mañana siguiente, salgo del portal y lo primero que veo son los ojos del ciervo, que me mira de reojo. Me acerco, su perfil sigue siendo triste, pero no me lo parece tanto ya que ahora no me mira a mí. Entonces descubro que la pared de enfrente es un espejo, y que el ciervo está condenado a mirarse a sí mismo. A mirarse a los ojos. A verse. A verse siempre muerto.

5 Febrero 2008

Manco



Mi padre es manco. Y dice que, como todos los mancos, aún siente su brazo. Lo perdió en un accidente de coche hace ya muchos años. Mi tío, su hermano, iba conduciendo por una carretera secundaria, se salió, y terminaron dando vueltas de campana por la cuneta. A él no le pasó nada, pero mi padre se quedó manco, y mi tío desde entonces se siente culpable, se muere de remordimientos. Cada día desde hace ya años, llama a mi padre y le pregunta cómo está, y mi padre le contesta muy serio, como si hablara de sus síntomas con un médico. Le comenta si siente muy frío o muy caliente su brazo. Si le duele no se lo dice para no herir sus sentimientos, ya que mi padre no quiere que mi tío se sienta culpable por el accidente. Yo creo que, en parte, mi padre dice que aún siente su brazo para que mi tío crea que la pérdida no ha sido para tanto, ya que aún él siente su brazo. Y de tanto pensarlo, creo que mi padre y mi tío están los dos convencidos de que algún día recuperarán ese brazo.

31 Enero 2008

Mi hermano artrópodo

Mi hermano ha hecho este pedazo de vídeo para el grupo Mano de santo.



Ahí queda eso.

28 Junio 2007

Fluffy


Hoy entré fugazmente en una casa, y aún así, aunque fueron unos escasos minutos, lo que vi me partió el cerebro. No porque hubiera visto a un muerto. Para nada. No fue algo tan rápido. De hecho, la demolición celebral ha sido el producto de un proceso lento. Han pasado unas horas, y es ahora cuando lo proceso.
Yo estaba paseando a mi perra a primera hora de la mañana. Antes de ir a trabajar. Algo tan cotidiano como eso. Cuando de pronto mi perro, un cachorro de unos meses, se pone a vomitar un plástico verde. Nada anormal, en principio. Ni siquiera cuando, al acercarme, reconozco que se trata de la cara, o mejor dicho, del ocico de un juguete. De un bicho. Es más. De un armadillo de pocos centímetros. Entonces, mientras me voy agachando con una bolsa negra que cubre mi mano derecha a modo de guante, se me acerca una señora mayor por la espalda y me pregunta, con un tono de voz seco y desafiante: "¿qué pretendes hacer con mi Fluffy?".
Para resumir, resultó que, mientras Brenan (mi maravillosa perra) vomitaba la cabeza de un repugnante armadillo de plástico llamado Fluffy, el juguete favorito del West Highland Terrier de la señora, cuando yo ya por fin tiraba aquello a la basura y me terminaba enterando de qué se me acusaba, mi perra cagaba las patas traseras, unidas por un rabo de color rosa, que se iluminaba intermitentemente, con una luz triste y agotada.
Entonces la perra, escocida, empezó a quejarse. Y la señora, como buena dueña, nos invitó a subir a su casa para conocer un cuadro antiguo en el que prometía un retrato del siglo XVIII español, de la escuela sevillana, en el que una mujer elegantemente vestida, se balanceaba en una mecedora mientras le señalaba algo a un perro que debía ser igualito, clavadito, a mi Brenan.
Así que, de pronto, me veo entrando en un portal inmenso, subiéndome a un estrecho ascensor de madera y cristal, acostumbrado a subir y bajar unas escaleras de mármol blanco. Un espacio estrecho en el que, mientras su perro y la mía se abrazan y besan, nosotras evitamos cualquier tipo de contacto. Y para romper el hielo, digo: " Me duele un poco la cabeza". Y en ese preciso momento se abren las puertas, ella llama a un timbre enorme que quisiera ser lacado, y nos abre una mujer menuda, envuelta en un uniforme de otra época, y la mujer mayor desaparece.
Como ya he dicho antes, sólo han sido unos segundos. Por lo que se me mezclan sensaciones, y las confundo con recuerdos.
El caso es que, de pronto, me he visto en un office cercano a la cocina, con una caja grande llena de medicinas. Se me invitaba a ponerme a buscar, pero yo no podía evitar preferir mirar. Quería ver. Descubrir. Y como no me atrevía a ir más allá de lo que se me ofrecía, lanzaba rápidas ráfagas con los ojos que, luego en mi cabeza, terminaban siendo una mezcla de lo que vi, de lo que no vi, de lo que quise ver, oler, y sentir, y me asusté.
Y al salir, al sentir el sol, me di cuenta de que llevaba una caja de pastillas en la mano. Y alguien había escrito con rotulador gordo sobre el cartón: "BRONTIQUIS". Y claro.
Empecé a toser.

24 Abril 2007

A Baldo


A Baldo.

47 comentarios · Escribe aquí tu comentario

blues

blues dijo

Vaya... ya lo siento.
Un abrazo
Gabriel

Gabriel dijo

Un abrazo fuerte
juanba

juanba dijo

Y en estas épocas. No puedo decir nada que no sepas, sientas o ya te hayan dicho; igual ya sabés. Un abrazo.
Uchi

Uchi dijo

Un beso y un abrazo fuerte para ti.
MH

MH dijo

Era guapo..y supongo que más que eso.
Lo siento.
Mikel Agirregabiria Agirre

Mikel Agirregabiria Agirre dijo

Te acompaño en el sentimiento.
La pérdida de un amigo fiel es irreparable.
Pero la vida debe seguir.
Recibe mis más cordiales saludos
Mpc

Mpc dijo

Mucho ánimo.
alberto k.

alberto k. dijo

lo siento muchísimo. es horrible. que pena.
e

e dijo

Lo siento mucho, de verdad. Espero que el recuerdo de su enorme hocico y ojos pequeños y expresivos sigan provocando sonrisas aún cuando haga tiempo que no esté. Feliz.. domingo, semana que viene, y en general mucha felicidad para cada día que llegue.
el pingüe gourmet

el pingüe gourmet dijo

Seguro que Baldo vivió como quiso, como este blog. Seguro que Baldo mantuvo la clase hasta el final, como AMQS. Seguro que Baldo supo que el, de ser humano hubiera escrito este maravilloso Blog. Un beso enorme.
Roberto
Evita Duncan

Evita Duncan dijo

Jo, qué rabia,no? La muerte, sea como sea y venga de donde venga siempre provoca eso: rabia. Era una fiel lectora de este blog, silenciosa pero fiel. Un beso
Capitán Pescanova

Capitán Pescanova dijo

Joder, que putada. Lo siento, tío
Heridas

Heridas dijo

Un besazo muy fuerte y ánimo.
jotaele

jotaele dijo

joderrrrrrrrrrrrr
Betta

Betta dijo

Lo siento mucho. Sé lo que es. Nunca ningún perro será como él.
Canty

Canty dijo

Baldo me hizo soñar, me hizo reir,me hizo recordar, y ha estado a mi lado mucho tiempo Almu;....cuando paseo por un parque veo a otros "Baldos".
El nombre de mi "Baldo" era "Pancho"
Pedro

Pedro dijo

lo siento de veras, espero que no haya sufrido y que tu no sufras su ausencia en demasía. Besos
Ana

Ana dijo

Lo siento. Qué triste.
Zu

Zu dijo

Lo siento muchisimo...
yo no se que haria si se me muere mi Lenka...
Un abrazo fuerte
capitan

capitan dijo

ke pena
silencio
coco

coco dijo

Estas tristezas acostumbran a suceder en vísperas de navidad. Nunca sabremos si es casualidad, o el destino, que es un poco cabrón. Sólo conocía a Baldo en foto, y por tus post. De verdad que lo siento, de corazón. No hay nada que podamos hacer, pero yo, siempre que abra un buscador, pensaré: "busca baldo".
Un besazo, Almu.
pmendez

pmendez dijo

Que lo siento... Animo!
aiguader

aiguader dijo

Siento la pérdida y siento no haber podido conocer mejor lo que haces.
flaneuse

flaneuse dijo

Un besazo guapa y muchos ánimos.
Andreas ElRood

Andreas ElRood dijo

Lo siento.
No siento que Baldo haya muerto, ya que sólo lo conocía por este blog.
No siento que fuese en vísperas de la navidad, ya que es un día como otro cualquiera.
Lo que siento es que haya muerte, y nos sintamos mal por ello,
Lo que de verdad siento, ya que es lo que me afecta a mi directamente, es que con él muera este blog, que tan buenos ratos me ha proporcionado.
Espero que la perdida de este ser querido sea lo más breve posible, y que mantengas los buenos ratos en el recuerdo.
jesús

jesús dijo

Lo siento de veras. Tuve la suerte de conocerlo y de ver el amor que tenías por él. Supongo que te espera una temporada de tristeza y de duelo. Mis mejores pensamientos para tí en este momento. Un beso muy fuerte.
ana velvet

ana velvet dijo

Almu, lo siento mucho por tí y por todos nosotros que nos quedamos sin tu blog. Un besazo muy fuerte y mucho ánimo.
carlos

carlos dijo

Que triste noticia. Baldo es un perro muy especial, con historias que se guardan aquí dentro (de este blog) que siempre han de gustarle y de gustarnos. un placer haberle conocido a través de tus posts.
Un abrazo Almu.
*
Nuala

Nuala dijo

A través de tus historias todos los que te seguíamos llegamos a querer a Baldo. Le echaremos de menos. Y a ti.
Cada vez que vaya Madrid seguiré buscándoos en los parques. Aunque ya no estéis. :)
Un abrazo, almu.
vireta

vireta dijo

lo siento
un achuchón será poco.... pero otra cosa no puedo darte....
os echaremos de menos...
B.

B. dijo

Me gustan las carreteras abandonadas y los blogs en desuso. Cada vez irán apareciendo menos comentarios y un día ya no entrará nadie. Se quedará silencioso y donde antes había fotos empezarán a aparecer equis. Los links fallarán y ya no llevarán a ninguna parte.
Y yo entraré y escribiré cualquier cosa en los comentarios, como un vulgar grafitero, sin que nadie me mire. Como el que se tumba en medio de una carretera abandonada disfrutando de la soledad y el rumor del pasado mientras la naturaleza va borrando lo que nunca fue suyo.
bob

bob dijo

joe, almu...
Bohdi

Bohdi dijo

Un beso Almu. Y un abrazo, que dura más.
lola

lola dijo

todos los besos y todo cariño.lola
dulcinea

dulcinea dijo

al leer tu libro me animé a empezar mi propio bloq. muchas gracias.
Lo siento muchísimo por lo de Baldo, sé el cariño que se le coje a un perro. Es tu familia, lo siento muchísimo
Daniel

Daniel dijo

Una gran pérdida tu fiel Baldo.
G.

G. dijo

Un beso Almu, que todo pasa aunque parezca que no.
lo

lo dijo

I stood by your bed last night
I came to have a peep
I could see that you were crying
You found it hard to sleep
I whined close to you softly
As you brushed away a tear
“It’s me, I haven’t left you
I’m well, I’m fine, I’m here”
I was close to you at breakfast
I watched you pour the tea
You were thinking of the many times
Your hand reached down to me
You looked so very tired
And sank into the chair
I tried so hard to let you know
That I was standing there
It’s possible for me to be
So near you every day
To say with certainty
I never went away
You sat there very quietly
Then smiled, I think you knew
In the stillness of that evening
I was very close to you
And when the time is right for you
To cross that brief divide
I’ll rush across to greet you
And we’ll stand side by side
I have many things to show you
There is much for you to see
Be patient, live your journey out
Then come and be with me
karras

karras dijo

Vaya, en amqs no pude comentar. Me enteré de lo de Baldo. Le conocí, le di galletas, le rasqué detrás de la oreja. Sólo la gente como tú y yo podemos llegar a saber cuánto duele algo así. De veras lo siento. Abrazos grandes, besos mil.
pab

pab dijo

Vaya almu. Me entero tarde. Tardísimo. Espero que ya estés mejor.
Me consuela pensar que Baldo y Gus ahora ya se conocen. Deben estar royendo las esquinas de los sofás de allí arriba. Y olisqueando la basura con curiosidad. Y retozando en las alfombras mientras se tapan los ojos con las patas.
Un abrazo.
peke

peke dijo

Yo también me entero tardísimo. Un beso, Almu.
Simultaneo - Homero Vidal

Simultaneo - Homero Vidal dijo

Piense positivo. Baldo seguramente está allá, en el otro piso a donde tarde tempraño usted llegará por el.
Un abrazo (con un tequila en cada mano)
lamujerfagot

lamujerfagot dijo

me dijeron...
besos
Chicamala

Chicamala dijo

Está allí, contigo, entre tus cosas, que no lo veas no significa nada.
Siempre estará contigo.
Seguimos esperándote.... vuelve pronto
almu

almu dijo

Muchísimas gracias a todos.
Me han regalado un cachorro precioso, que no sustituye a Baldo pero que mejora bastante las cosas, qué voy a decir.
Pero gracias, de verdad. Muchas gracias
Los comentarios están cerrados

23 Diciembre 2006

Entrada destacada

Las plantas de mi tía Carmen